Cómo colocar un vallado para que no entren los jabalís

Estos animales se han convertido en un problema muy serio en el mundo rural, pues se comen todas las cosechas, destrozan campos, provocan accidentes y no respetan nada. Por eso, la única manera de ahuyentarlos es con un buen vallado.

En esta tienda de vallas metálicas encontraremos algunas para el campo, las cuales deben de ser económicas (vamos a necesitar muchos metros) y tener una gran resistencia a las condiciones climáticas.

La altura es fundamental

Un error muy frecuente cuando se instala una valla para que estos animales no pasen es dejarla muy baja. Hay quien piensa que con un cerramiento de alrededor de un metro ya es suficiente, pero lo cierto es que no es así

Los jabalís saltan si se ven acosados, de forma que la valla debe de tener una altura superior a la estándar. Así, si la malla que encontramos en el mercado a buen precio es de 100 cm, podemos completarla colocando varios hilos de alambre grueso para aumentar la altura.

Conviene poner más postes de lo normal

Una de las características de estos animales es su fortaleza. Son una especie de muros con patas que pueden arrastrar casi cualquier cosa cuando van corriendo.

Por eso, siempre es mejor poner más postes de lo normal para conseguir un vallado mucho más fuerte y resistente, que además permitirá que la malla esté más tensa y sea más robusta con el fin de detener los intentos de intrusión.

Hay que enterrar la malla

De entre todos los consejos, el más importante es que hay que enterrar la valla, pues de lo contrario los jabalís conseguirán escarbar y entrar por debajo, levantando la malla y destrozándola después de unos pocos días.

Con el fin de que esto no ocurra hay que hacer una zanja de alrededor de 40 cm y enterrar el vallado, algo que hay que tener en cuenta cuando vayamos a elegir su altura, pues habrá casi medio metro que quedará bajo tierra.

Otra solución más costosa, si no queremos comprar malla tan alta, es hormigonar en su base, aunque se necesitarán varios camiones si el cercado es muy amplio, haciendo que el presupuesto se eleve.

Si hay una cerca antigua es buena idea dejarla

A veces, al instalar una nueva cerca ya había una anterior que no está en las mejores condiciones. Si este es el caso, una buena idea es dejar el cerramiento antiguo y poner el nuevo sobre él, usando unas grapas que juntan ambas vallas, creando una sola a prueba de animales salvajes.

Ya existen cercados específicos contra estos animales

Por toda la geografía rural estos animales causan tantos daños que ahora ya se pueden comprar cercas específicas contra la entrada de los cerdos salvajes.

La principal diferencia con otro tipo de vallados es que no es necesario hacer ninguna zanja, pues en su parte inferior lleva un sistema de refuerzo que consiste en unos perfiles galvanizados muy resistentes.

De esta forma, se evita la posibilidad de que el animal pueda levantar el cercado escarbando con el hocico, a la vez que ahorra una gran cantidad de dinero en su instalación, pues ni hay que hacer zanjas ni usar hormigón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.