Qué es el microcemento: cómo funciona y en qué se utiliza.

¿A punto de hacer una reforma en tu hogar? ¿Te encuentras en pleno proyecto de construcción de tu nueva casa? Entonces, debes tener en cuenta la última revolución en el mundo de la construcción: el microcemento.

Las razones son simples: es fácil de aplicar, no genera escombros, no necesita juntas de dilatación, es tanto para interiores y exteriores y tiene bajos costes de mantenimiento.

Microcemento: una alternativa de revestimiento moderna e innovadora.

Sí, así como lo lees. En definitiva, el microcemento es un revestimiento compuesto a base de cemento, y otros aditivos, como pigmentos minerales y resinas a base de agua.
Se puede aplicar en suelos, techos y paredes, y puedes elegir entre muchos colores, texturas y diseños.

Tipos de microcemento: ¿cuál elegir?.

Existen varios tipos de microcemento según las necesidades que tengamos de construcción.

Microcemento en Suelo, Baños y Exteriores.

Para elegir la alternativa de microcemento adecuada, debes pensar en qué quieres lograr en la superficie donde lo aplicarás.

  • Microbase: si buscas un acabado rústico para tus paredes y suelos, entonces puedes utilizar este microcemento, que tiene una textura irregular. También se utiliza como base para preparar la superficie para aplicar otro tipo de acabados.
  • Microstone: es la opción ideal para superficies exteriores, especialmente suelos, ya que soporta al alto tránsito de peatones y vehículos. Su textura es gruesa y no es resbaladiza, lo que hace que la superficie parezca de piedra y tenga un color uniforme.
  • Microfino: especial para ser utilizado como revestimiento de paredes, ya que proporciona un acabado fino. Proporciona una textura fina.
  • Microdeck: se usa principalmente en suelos y es conocido por su alta resistencia al tránsito.
    Aquaciment: ideal para revestimiento de paredes y superficies de piscinas y estanques, ya que es resistente al cloro y la sal.
Otros han leído...
Madera Certificada en Construcción de Casas Prefabricadas

Ventajas del uso del microcemento

  • Variedad de acabados: a diferencia de otro tipo de recubrimientos, el microcemento ofrece acabados únicos. Incluso muchas empresas disponen de acabados personalizables, que se pueden aplicar tanto a superficies interiores como exteriores, con o sin juntas.

  • Ahorro de recursos: cuando se aplica en los suelos, la profundidad máxima que alcanza es de 5 milímetros. Además, en el caso de una reforma, no es necesario eliminar la superficie existente. Por su elevado poder de adherencia, cubre yeso, azulejos y mármol. Todo el proceso de aplicación es sencillo, ya que no requiere el uso de herramientas especiales.
  • Duradero: el microcemento es resistente a la abrasión, y si está bien colocado, la capa superior estará libre de grietas. Cuando se aplica sobre una superficie estable, no se contrae bajo ninguna condición climática.
  • Impermeable: ningún líquido puede penetrar y dañarlo.
  • Respetuoso con el medio ambiente: está hecho de materiales naturales.

El microcemento se está utilizando cada vez más por los fabricantes y arquitectos por varias razones, técnicas más allá de su perfecto acabado estético. Es mucho más liviano que el hormigón, lo que lo convierte en una opción altamente efectiva para minimizar el peso estructural.

A pesar de su delgado espesor, tiene una resistencia y dureza increíblemente altas. Esto hace posible la aplicación de microcemento incluso en entornos de alto tránsito. Si estás cansado del viejo gotelé de tus paredes, o estás planificando la decoración de tu futura casa, no pierdas de vista el microcemento.

En nuestro directorio de precios y modelos de casas prefabricadas puedes encontrar casas que utilizan este material.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *