Melbourne. Una Casa Prefabricada Ampliada.

Con el objetivo de adecuar y modernizar un edificio antiguo como una casa típica de la antigua Época Victoriana, esta casa prueba de nuevo el poder de las casas prefabricadas. Ubicada en Albert Park, nos ayuda a mostrar otra de las opciones que ofrecen este tipo de construcciones: La posibilidad de añadir espacios adicionales modulares a una casa fabricada muchos años antes.

Si una obra de una casa convencional ya normalmente es lenta, complicada, ruidosa y cara hacer una ampliación lo es más. Hacer extensiones de cualquier edificio que no estaban planeadas en un primer momento suelen traer problemas estructurales o complicaciones para que todo quede perfecto. Sin embargo, no tiene por qué ser así.

Con una casa prefabricada podemos evitarnos todas estos problemas gracias a que podemos solucionarlos desde el propio proyecto y no tendremos que lidiar con sorpresas de precio de última hora.

En esta casa radicada en Melbourne (Australia), el trabajo previo fue realizado en la fábrica por lo que únicamente hubo que preocuparse de que todo encajase perfectamente a la hora de colocarla.
La estructura modular de estas casas prefabricadas acorta significativamente los tiempos, ya que ayudan a no depender de las condiciones medioambientales en cuanto a tiempos de construcción.

 

Una perfecta fusión de espacios exterior/interior.

Construyendo de esta forma evitamos el ruido en el lugar, así como la generación de basura, polvo y deshechos.

Aquí, los dueños insistían en un diseño minimalista propio a una urbanización tranquila y escondida lejos del mundanal ruido de la ciudad. La empresa fabricante Modscape trabajó con la estructura existente con anterioridad bajo los parámetros de conservar la luz natural así como la ventilación. Grandes cristaleras descansan desde el suelo hasta la parte más alta de las estancias otorgando a la sala de estar y comedor un fácil acceso al jardín y la piscina.

Otros han leído...
Casa Plús Hús. Pequeño Diseño Islandés Absolutamente Personalizable.

Reminiscencias típicas de casas Victorianas

El jardín se forma mediante muros que se extienden desde dentro a fuera, creando una gran superficie interior y privada donde poder tener un espacio de recreo.

Abierta pero a la vez independiente, la cocina se conecta mediante un pequeño corredor al comedor, permitiendo a ambos espacios estar cerca pero separados a la vez. Ideal para no molestar con el ruido de la cocina a quien esté cómodamente viendo una película en el salón.

Los electrodomésticos se encuentran integrados ahondando aún más si cabe en la idea principal de tranquilidad y sencillez. La piscina es otro elemento importante de la casa, siendo así que es accesible incluso desde el propio salón. Este se ve protegido de la excesiva luz por una pantalla realizada en madera de cedro que ayudan a crean un ambiente de calma e intimidad perfectos para contraponerse al bullicio y el júbilo del patio interior.

Espacios amplios interconectados.

La consistencia y “calma” es una de las piedras angulares de toda la construcción y se hace aún más evidente cuando pisamos las baldosas de caliza que recubren todo el piso de la casa. A prueba del paso del tiempo, soportan perfectamente el desgaste y requieren de muy poco mantenimiento.

Las tiras de madera que rodean la piscina abarcan una gran zona que se introduce en la casa y permite la fusión entre un interior acogedor y un exterior agradable.

Con una eficiencia energética a la última que la hace muy cercana a las soñadas Casas Pasivas, este pequeño refugio en Melbourne es uno de los mejores ejemplos de cómo el prefabricado es apto para cualquier tipo de edificación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *